“El término deriva de la ideología de poner el énfasis en un individuo que se considera clave en una comunidad o nicho por su capacidad de persuasión sobre otros miembros o potenciales clients”. El influencer es muy seguido en su industria y su voz se escucha con mucho respeto. Los usuarios creen ciegamente todo lo que los influencers dicen y siguen sus recomendaciones. En la mayoría de los casos, están pendientes del siguiente artículo o video que publiquen.

Suena como algo por lo que muchos pelean por conseguir. Pero, ¿cómo puedes convertirte en uno de estos influyentes?

Haydn Shaughnessy public un artículo en Forbes titulado: “Cómo convertirse en un Social Media Influencer: 10 pequeños pasos”. Y es básicamente lo que yo también creo que se debe hacer para lograrlo.

Una de mis influencers favoritas es Mari Smith (@MariSmith). Llevo años siguiéndola y aprendiendo de ella, toda una creadora de contenidos originales capaz de fidelizar fácilmente a su audiencia. Es obvio que ella sabe perfectamente de qué habla – su experiencia y profesionalidad está totalmente clara para todos sus seguidores. Mari ha conseguido una gran atención en su industria gracias a los conocimientos y recursos que aporta.

Lo cual me lleva al tema principal de este artículo. Habrás notado que el título es “Social Media influencers”. El hecho de destacar de esta forma la palabra “influencers” refleja ya mi opinión. Hay muchos usuarios que tienen la etiqueta de Social Media influencer por… digamos… hacer remiendos.

Suelo encontrar a menudo perfiles de estos usuarios con una gran comunidad a su alrededor y, lo más importante, numerosos contenidos. Y quiero decir MUCHÍSIMOS. Cientos de miles de artículos compartidos en sus redes sociales o incluso millones.

Sin embargo, si urgamos en su perfil de Twitter, algunos de estos “influencers” apenas tienen una historia con esta red de un par de años. Tres a lo sumo. ¿Cómo puede alguien generar cientos de miles de tweets en sólo dos  años? ¡Significaría enviar 100 tweets al día!

Y aquí viene la clave. Es materialmente imposible que estos “influencers” hayan leído cada uno de los artículos que han retuiteado o publicado en sus redes. En pocas palabras, están recomendando artículos que no han leído a toda su comunidad. Podrían ser robots y generarían el mismo efecto. En realidad, ciertas herramientas en el mercado permiten hacer esto.

Una forma bastante utilizada es volcar un gran número de artículos cuyo título suene a “relevante en el campo” en Hootsuite o TweetDeck y dejarlos o bien programados o enviarlos directamente. La fidelización o engagement entonces dependerían simplemente de que otros usuarios lo encuentren adecuado al contenido que comparten, y comenten alguno de ellos… Si comentan.

Y para ser honestos, esto probablemente te suene interesante de hacer, fidelizar únicamente a aquellos usuarios que primero muestren interés en lo que estás compartiendo. Casi podríamos calificarlo de “aceptable”. Pero no es ético. Y a lo que me refiero con “ético” en estas circunstancias es que lo que están haciendo con este proceder es crear una falsa expectación a tu audiencia. Muchos usuarios creerán ciegamente que el artículo que están compartiendo es realmente bueno y aconsejado por su “influencer”, aunque estos probablemente no lo leyeron.

Mi pregunta para ti, que estás leyendo este artículo es:

¿Se puede realmente llegar a ser influyente con el tiempo compartiendo miles de artículos cada mes a tu público y crear de esta forma una auténtica y sana fidelización de tu comunidad?

El autor de este artículo cree fielmente que no.

Para Stuart, convertirse en influencer significa CREAR contenidos que tu comunidad encuentre valiosos. Muy valiosos. De forma que una vez lo hayan leído sientan una necesidad imperiosa de compartirlo con sus audiencias y comentarlo. Los verdaderos influencers consiguen la fidelización o engagement en las conversaciones que se generan a raíz de sus contenidos.

“Eso es un auténtico influencer para mí”, sentencia Stuart. Y realmente yo, Gema, no puedo estar más de acuerdo. ¿Y tú? 😉

Stuart Davidson es Especialista en Marketing Digital, en UK, con una larga carrera profesional, y durante los últimos años especializado en social media. ¡Su blog es de lectura muy recomendada! 

Y también podéis seguir todo lo que se publica en Social With It (y también otras noticias y novedades… ¡que sí que leo! 😉 en Twitter o Google+, nuevas fotos e infografías en Pinterest o temas a debatir en la fanpage y el grupo de LinkedIn. ¡Os espero!

“It derives from the ideology that emphasis is placed on a key individual within a niche that has persuasive authority over potential buyers. The influencer is one of the go-to people in their industry and their voice commands a lot of respect. People believe what they say and act upon their recommendations. They just can’t wait for the influencer to release their next article or video.

Sounds like something many people strive for. But how do you become an influencer?

Haydn Shaughnessy published an article on Forbes (read *here) untitled: “How to Become A Social Media Influencer: Ten Small Steps”. This is pretty much spot on in terms of how I believe you can become a social media influencer.

One of my favourite Social Media Influencers is Mari Smith (@MariSmith). I have been following and learning from Mari for years and she is a keen content creator who always engages with her audiences. It’s obvious she really knows her stuff – her expertise is crystal clear for all to see. Mari receives a lot of attention in her industry for the knowledge and resources she contributes.

So that brings me to the topic of this article. You will notice that the title is Social Media “Influencers”. The quotation marks resemble my opinion that there are many users who get labelled Social Media “Influencers” by… let’s say… cutting some corners.

I commonly find profiles of Social Media “Influencers” who have a big following and more importantly in this case, lots of content. I mean LOTS. Hundreds of thousands of posts. Or even millions”.

If, for instance, you look at their Twitter profiles closely, some “influencers” only registered on Twitter a few years back. How can anyone send a few hundred thousand tweets in only a few years? That must mean they are sending hundreds of tweets per day!

The main problem that strikes me with this high-volume approach is that there is no way the “influencer” has read the content they are posting. They are blind to the articles and media they are sharing and recommending to their own audiences. They may as well be replaced with a robot. In fact, with the social automation tools now on the market, some have been.

A typical approach taken would be to load up hundreds of articles each week that have ‘relevant sounding’ headings into software, like *Hootsuite or TweetDeck and fire away. Engagement strategies are then dictated by waiting for other users to engage with the content they share, then jump into the conversation. If at all…

This might sound quite appealing to you – only engaging with those people who first show interest in what you’re saying. Almost a pre-qualifying stage. But its not ethical. And what I mean by ethical in this circumstance is that they are creating a false sense of accomplishment to their audiences. They appear to recommended content they share as valuable and compelling. But in reality, they have probably never even read it.

So my question to the reader is this:

Are you an influencer if, over time, you auto-post hundreds of articles every week to your audiences and your messages get a lot of engagement and social shares?

The author hardly thinks so.

To me, becoming an influencer means creating content that people find of high value. Of the highest in fact. They read your content and find it so persuasive that they can’t wait to share it with their audiences. Influencers get engaged in conversations with their followers and give-back to the masses.

That’s a real “influencer” to me.

Stuart Davidson is a Marketing Digital specialist, with a great background in the field. We really recommend you to follow his blog

Also, follow the latest trends and info about social media via our Twitter or Google+ accounts, find new pictures and infographics on Pinterest or join our interesting conversations with other specialists on the fanpage and LinkedIn Group. I’ll be waiting for you!