Consejos de expertos, decenas de pautas que, se nos dice, “debemos” seguir si queremos que nuestros tuits lleguen al mayor números de personas posible, o si buscamos aumentar el número de seguidores en Twitter…

Como usuarios, posiblemente coincidiréis conmigo en muchos de los puntos que expongo a continuación. Puede que no. Y también probablemente os daréis cuenta de que hacéis alguno de ellos cuando tuiteais, como me pasó a mí mientras escribía esto. No son fallos, no hay que corregirlos por obligación. Son simplemente acciones que el sentido común te dice que evites. Acciones que, tras observar varias horas al día a cientos de usuarios, tienes claro que has de evitar o cambiar, digan lo que digan los “how to”:

1. Completa tu perfil de usuario: Sí, pero no así

¿Os suenan los perfiles así?: Especialista en #socialmedia #communitymanager #online2.0 #publicidad #diseñografico… Tenemos 160 caracteres para escribir una frase que hable de tí, de quién eres, y no sólo de tu trabajo (para eso está LinkedIn). Esta lista de habilidades podrá ser útil para aumentar el SEO (Search Engine Optimization) y aparecer en más búsquedas, pero una vez seas encontrado, muy pocos usuarios seguirán un perfil tan impersonal, que no dice nada. ¡Dale tu toque personal a tu biografía!

2. Foto de huevo vs foto superficial

Siguiendo un poco el punto anterior, a la hora de elegir la foto de perfil deberíamos aplicar el dicho de “ni tanto ni tan poco”. Ni dejar la imagen predeterminada (el famoso huevo), lo que la impersonaliza totalmente, ni mostrar una fotografía tuya de estudio, posando como si de un modelo de revista se tratara. Encontrarse con ambos tipos de fotos de perfil en Twitter provoca que te lo pienses dos veces antes de darle a “seguir”. Al menos, en mi caso.

3. Te sigo. ¿Me sigues? ¿no?, ¿sí?: Te dejo de seguir

Ni media palabra más. Todos sabéis a qué me refiero, ¿verdad? Es una práctica que lamentablemente se está extendiendo demasiado y cuyo origen creo que está precisamente en los how to, que dicen que da “mala imagen” seguir a más personas de las que te siguen a tí. Por favor, ¡sigue a quien te aporte buen contenido! ¡Es el alma y el objetivo de Twitter! Da igual el número. Seguir a más de los que te siguen sólo creará “mala impresión” a los autores de esos consejos sin sentido.

4. ¿Frases hechas o citas? ¡No gracias!

Entramos en el contenido de los tuits y aquí hay gustos para todo y todos. Pero usar citas famosas no os dará glamour, prácticamente pasarán desapercibidas. Todo el mundo sabemos buscar en Google y Confucio quedó ya algo anticuado. Además, dar lecciones de vida a veces puede jugar en tu contra.

5. Respuestas automatizadas = dejar de seguir

Tener una respuesta automática a retuits, menciones o nuevos seguidores podría ser aceptable si tienes cientos de miles de seguidores, pero, ¿realmente no puedes dedicar media hora al día a contestar personalizadamente? ¿tan altísimo es tu nivel de feedback? ¡Enhorabuena entonces! ¿o es más una cuestión de comodidad? Las contestaciones automáticas son muy impersonales. Imagínate la situación cuando lo que haces es seguir a alguien después de que él te siguiera primero y te llega un mensaje: “¡Gracias por seguirme! Únete también a mis otros perfiles en…” ¿¿Cómo?? Cuidado también con contestar automáticamente a los mensajes de agradecimiento…

6. ¿Un hashtag en Facebook? ¡Qué molestia!

Publicar el mismo contenido en todas las redes sociales es algo también bastante habitual. Pero, en serio, ¿no os molesta ver un hashtag en Facebook o Google+? ¡Cuesta trabajo hasta leer la frase! Nos hemos acostumbrado a utilizar ese lenguaje y símbolo en Twitter, pero más allá de ahí, nos sigue pareciendo extraño. Filtra tus contenidos (con Hootsuite o cualquier otra herramienta similar es muy sencillo). Cada red social tiene un propósito diferente.

7. Curators, por favor, aportad más personalidad

Añadid vuestra opinión, impresiones o sentimiento a los tuits, no sólo el titular de la noticia que adjuntáis, o dará la impresión de que ni os la habéis leído. A veces un simple emoticón que exprese vuestro sentimiento respecto a la noticia es suficiente. Haced también más retuits y menciones. Muy amenudo (y me incluyo) nos centramos en ofrecer el mejor contenido posible y nos olvidamos del contenido de nuestros seguidores, que puede aportar también mucho valor a tu cuenta (sin contar con cómo harás sentir a ese seguidor en concreto, lo que llevará a un mayor grado de engagement con él).

8. Los tuits muy cortos no dicen nada

Es razonable que busquéis más retuits siguiendo otra de las reglas del “cómo se debería” que dice: tuits de no más de 120 caracteres, para dejar espacio para opiniones en los retuits. Pero si yo me encuentro este tuit: “Herramientas para Twitter – http://ow.ly/aHgUm”, no pincho en él. Le falta entusiasmo, sentimiento, opinión y claridad… ¿Que ocupamos los 160 caracteres? Si realmente quiero hacer retuit, lo haré independientemente del espacio, y si quiero añadir algo, ya borraré lo que me sobre.

9. Voy a tuitear de 6 de la tarde en adelante -> Error

Yo de vosotros dejaría de hacer tanto caso a los horarios que nos da un estudio de mercado tras otro, y me centraría más en vuestra propia experiencia y en vuestros seguidores. Un ejemplo:  ¿Sabéis qué día de la semana es el que la fanpage de Social With It recibe más feedback? El sábado por la mañana, precisamente cuando, según los mejores expertos, hay menos actividad en Facebook.  Mi consejo, pensando como usuaria y desde el sentido común, es: si tenéis buen contenido, tuiteadlo. Si no, no tuiteéis. Y si tenéis que elegir la hora del día, o el día de la semana, mejor estudiad durante un tiempo a vuestros seguidores. Es fácil de intuir.

10. Las noticias pasadas no son noticias

Lo pasado, pasado está. Lo que sucedió ayer, hoy ha dejado de ser interesante. Si tuiteais especialmente para expertos en vuestro campo, posiblemente ya conozcan la noticia que tú has dejado programada en el calendario de Hootsuite para dos días después.

En resumen, ser encantador, sincero, personal, contestar personalizadamente y otorgarle a Twitter el verdadero sentido de su existencia, no es tan difícil. De verdad. Un emoticón con sonrisa o guiño acompañando tus tuits no cuesta tanto y a mí, como usuaria, me llena de alegría y me llama a seguir la cuenta.

¿Qué opináis vosotros? ¿Estáis de acuerdo conmigo en los 10 puntos? ¿Añadiríais más? ¿Eliminaríais alguno? En definitiva, ¿qué os dice el sentido común cuando leéis durante una hora los últimos tuits de las cuentas que seguís? ¡Dejad los comentarios aquí o en la fanpage en Facebook!

También podéis seguir más información y nuevas tendencias del sector en Twitter o Google+, nuevas fotos e infografías en Pinterest o temas a debatir en la fanpage y el grupo de LinkedIn. ¡Os espero!