Con 2014 a la vuelta de la esquina, es el momento de que te sientes a planificar tu estrategia de negocio en general y de marketing en particular para el próximo año. ¡Año nuevo, vida nueva! No quiero decir que cambies completamente todo pero sí que hagas un repaso por todo lo que has hecho durante 2013 y te quedes con lo que realmente ha funcionado.

Si te sirve de ayuda, el pasado enero publicamos un artículo en el que te contábamos paso a paso cómo hacer esa revisión para encarar tu nueva estrategia. A partir de aquí, lo que te faltaría es plantear la nueva.

Y el primer paso es decidir qué objetivos quieres conseguir este año. Curiosamente, ésta es la tarea más difícil. Una vez hecho esto, adecuar tu estrategia a esas metas será mucho más sencillo y te aseguro que será todo un éxito. Eso sí, tienes que plantear correctamente estos objetivos. ¿Cómo? Siguiendo estos pasos:

1. Sé específico

No es suficiente con que te plantees “conseguir más ventas”. Los objetivos han de ser cortos, precisos. Os pongo como ejemplo el que utilizó Hubspot en su guía: Imaginad que vuestro jefe está a punto de irse de vacaciones y tienes menos de 90 segundos para contarle los planes para 2014, resumidos y concretos, pero sin que falte ninguno. Así es como debes marcarlos.

2. Deben ser medibles

Es importante que introduzcas un porcentaje en todos tus objetivos a conseguir, de forma que sea fácil medir si lo has alcanzado a final de año. Si alguno de tus objetivos generales es “incrementar la comunidad en social media en torno a mi marca” no habrá forma de medirlo. Si tu comunidad tiene 100 seguidores, y a final de 2014 cuenta ya con 101, técnicamente, has alcanzado tu objetivo.

3. Deben ser realmente factibles

“Tener 100.000 visitas más y aumentar las ventas un 80%”… Quizás para algunas empresas sean metas alcanzables. No para la mayoría. Sé crítico contigo mismo y con tu empresa. Tienes que saber que técnicamente y si trabajas bien podrás alcanzar los objetivos que te plantees. ¿Qué tal si en lugar de aumentar un 80% las ventas comenzamos por un 10%?

4. Sé relevante

No caigas en buscar objetivos tan específicos que sean realmente irrelevantes. Todos deben de ser importantes para tu cadena de negocio, especialmente para tu estrategia de marketing.

5. Marca las metas en un calendario

Estos objetivos no pueden ser eternos en el tiempo, ni la mayoría deberían ser a un año vista. Lo mejor es que los planifiques en un calendario por, por ejemplo, trimestres. De esta forma, una vez alcanzado el objetivo primario tras el primer trimestre, podrás empezar a trabajar en otras metas secundarias en el siguiente período.

En inglés, estos cinco pasos o consejos se denominan SMART (Specific, Measurable, Attainable, Relevant and Time-Bound).

Y si aún no os queda claro cómo enfocar estos objetivos de forma profesional, ¡en la próxima newsletter incluiré una plantilla muy específica que sólo tendrás que rellenar para tener tu base para la estrategia de 2014! Si aún no te has suscrito, al final de este artículo y en la barra de la derecha tienes la casilla para registrarte ¡en sólo un click!

Mientras tanto, podéis seguir más información y nuevas tendencias del sector en Twitter o Google+, nuevas fotos e infografías en Pinterest o temas a debatir en la fanpage y el grupo de LinkedIn. ¡Os espero!