Si cada vez que escribiéramos un post tuviéramos que estar pendientes de todos y cada uno de los consejos que los expertos nos dan, creo que acabaríamos escribiendo un artículo al mes, de lo complicado que sería.

Por eso este último encuentro al que asistí, organizado por Social Media London, me resultó tan útil: sólo 4 consejos generales, pero al mismo tiempo muy útiles, que os resumo visualmente en la siguiente infografía, donde además hago un rápido resumen de las habilidades que un buen blogger debería tener, algunas innatas y otras aprendidas y procedentes de la experiencia:

Por Social With It

En resumen, un buen blogger es alguien creativo, dispuesto a arriesgar y entrar en campos desconocidos, consciente de sus limitaciones, organizado y sobre todo paciente, muy paciente. Especialmente al principio los resultados tardarán en aparecer.

Pero, ¿seguir estas premisas es suficiente para que tu blog tenga éxito? Sin duda te ayudarán a adquirir mayor presencia en la Web, a tener tu propio espacio y a llegar a tu público objetivo, pero si lo que quieres es vivir del blog, una vez dominadas las reglas más básicas, deberás empezar a monetizarlo.

¿Te has parado a pensar en el diseño de tu blog? Es lo primero que verá el visitante que llega a tu página. Si tu objetivo es obtener dinero de tu pasión por escribir, ¿por qué no entonces dedicar una pequeña inversión al diseño? Deja esta parte en manos de un profesional para que cada detalle esté meditado y tenga un propósito.

No hay por qué esperar a que tu blog tenga un número determinado de visitas para empezar a pensar en monetizarlo. Al igual que ocurre con las visitas y los comentarios, los ingresos también tardan en aparecer, con lo que cuanto antes se empiece, mejor.

Cómo obtener beneficios de un blog

  1. Utiliza tu blog para dar a conocer tus servicios indirectamente.  ¿Te dedicas a un negocio en concreto?  ¿Eres autónomo? Lo que no quiere decir que vendas los productos en tu ventana de inicio, pero sí lanzar una frase inteligente en algún post, tu mensaje de bienvenida o incluso en el “Sobre mí”.
  2. Vendiendo tus propios productos. Aquí podríamos incluir ebooks, camisetas o incluso, por qué no, zapatillas con el logotipo de tu marca.
  3. Escribiendo reseñas sobre productos o marcas. Esto recomiendo hacerlo sólo si los productos o servicios sobre los que escribas están relacionados con la temática de tu blog. Recuerda ser totalmente transparente y dar tu opinión real. Recibir dinero por recomendar productos no significa vender tu alma al diablo. Tú, como blogger, eres independiente.
  4. Incluyendo publicidad. Es la forma más habitual. Si lo haces recuerda que tu diseño ha de sufrir lo menos posible, y jamás antepongas un anuncio publicitario al contenido de un post (los flashes que aparecen al entrar a un post y que imposibilitan el acceso al artículo hasta que no los eliminas son muy molestos para los lectores y pueden llegar a provocar una caída de las visitas)

Ten en cuenta que obtener ingresos no debe ser tu único objetivo como blogger. Si esto ocurre, tu blog se irá resintiendo y acabará muriendo. Y recuerda: diversifica tus fuentes de ingresos. No te bases únicamente en una de estas formas, sino en varias.

¿Eres blogger? Cuéntanos tu experiencia abajo en los comentarios o en nuestra fanpage, Twitter o Google+. También podéis seguir más información y nuevas tendencias del sector en nuevas fotos e infografías en Pinterest o temas a debatir en nuestro grupo de LinkedIn. ¡Estamos deseando recibir tus consejos y mejorar también nuestra experiencia!

Fuentes:

Howtomakemyblog.com

Successfulblogging.com

Linkhumans.com