Si hay algo que realmente asimilamos los periodistas durante nuestros estudios universitarios es cómo escribir de forma que impacte en los lectores que consumirán nuestra información. Nosotros, como profesionales, partimos de una máxima que debemos aplicar siempre, independientemente de las técnicas SEO que incluyas para hacer tu contenido más “a lo Google”: Empezar por lo que realmente es interesante.

¿Y cómo consigues saber cuál es el corazón de tu artículo? En periodismo tradicionalmente se han utilizado las “5W” (What, Where, Who, When, Why y como extra, el How) para colocar la información trascendental al principio de cada noticia o reportaje, para después, desarrollarlo en el resto del texto.

Es cierto que es una técnica algo obsoleta ya (hoy día se suele empezar por la parte del texto que suscite más interés en el lector), pero puede ayudarte mucho para iniciarte en la escritura, sobre todo si te cuesta trabajo comenzar por lo fundamental y tiendes a dar vueltas sin sentido alrededor de ideas (es una práctica muy habitual).

Mi consejo:

Coge papel y lápiz y escribe en pocas palabras Qué es lo que vas a explicar, Dónde (si lo hay) ocurrió y Quién o quiénes son los protagonistas, Cuándo sucedió, Cómo y Por qué. Pero sé muy breve. Es posible que no tengas que contestar siempre a las 6 preguntas, sino sólo a algunas de ellas. Eso dependerá de la temática. Pero el Qué, el Cómo y el Por qué suelen estar siempre presentes, sea cual sea el tema elegido.

La clave es que el interés del lector por lo que está leyendo, no importa en qué formato o plataforma (ya sea leyendo un blog o una actualización de Facebook), decrece conforme avanza. Son muy pocos los usuarios que realmente llegan al final del artículo. Es por esta razón que si hay algo que quieras decir, algo que incluir, hazlo al principio, o al menos, anúncialo cuanto antes.

Veamos la guía paso a paso:

  1. Realiza un esquema de los puntos sobre los que quieres hablar. Es la misma máxima de la que hablamos: No escribas párrafos tremendos dándole innecesarias vueltas a una misma idea. Eso cansa al lector. Ve directo al grano, y para ello, lo mejor es tener una guía con las ideas a seguir.
  2. Numera estas ideas según importancia (ojo, para el lector y no para tí), y ordénalos ya sobre la plataforma o el formato que vayas a utilizar. Este paso suele ser complicado, porque a veces la subjetividad nos juega una mala pasada. Lo mejor es que intentes ponerte en el lugar de quien leerá el artículo: ¿qué es lo que primero querría saber sobre este tema?
  3. Desarrolla cada punto escribiendo en torno a 1 o 2 párrafos sobre cada idea. No hagas párrafos de más de 6 o 7 líneas cada uno, o los lectores abandonarán tu página al primer vistazo.
  4. Una vez tienes el artículo casi desarrollado, enlaza los párrafos para conseguir darle continuidad. No lo hagas de forma muy cortante, intenta que tenga un hilo conductor a lo largo de todo el post, como si fuera una historia.
  5. Ahora que tienes las ideas muy claras sobre el artículo, haz un pequeño resumen de un párrafo de largo a modo de introducción de lo que vas a hablar. Este será tu primer párrafo que dará pie al resto del artículo, lo que los periodistas llamamos entradilla, y su función es captar la atención del lector e invitarle a que continúe leyendo.  Este párrafo inicial será también clave para tu posicionamiento web, pero no te preocupes por eso, porque de manera natural estarás introduciendo las principales palabras clave, al hacer el resumen del artículo.
  6. Elige el titular. Contrariamente a lo que se suele hacer, el titular debe ser lo último que se escribe. ¿Por qué? Porque una vez tengas el post redactado al completo, tendrás las ideas mucho más claras de lo que has querido decir, de la clave del artículo, que será tu titular.

    Mis consejos:

    • >> Puedes intentar ser original, pero no lo exageres. Los titulares demasiado impactantes suelen generar el efecto contrario en el lector.
    • >> Escríbelo tal y como piensas que buscarías esa información en Google. Los titulares tipo “Cómo hacer…” o “Guía para…” suelen funcionar muy bien, porque es lo que la mayoría buscamos en Google cuando no sabemos hacer algo.
    • >> No olvides que debe estar gramaticalmente bien estructurado. Un titular de 2 palabras, por mucho que sean keywords efectivas para tu SEO, no dice nada a tu audiencia. Y eso ellos lo notan, créeme. Elabora un titular con su sujeto, verbo y predicado.
    • >> Debe ser corto, pero no en exceso. Si necesitas más caracteres para que el titular tenga sentido y sea llamativo, utilízalos sin miedo.
    • >> Una vez tienes el titular decidido, intenta modificar alguna palabra (que no sea keyword) para llamar más la atención, buscando sinónimos. Por ejemplo. El primer titular que yo pensé para este artículo fue “Cómo redactar un artículo que impresione a tu audiencia”. Cambié “impresionar” por “impactar”: más corta y más directa. Y también sustituí “redactar” por “escribir”. A veces no nos damos cuenta y las palabras técnicas de nuestra profesión no son las que nuestra audiencia utiliza. Ante la duda, mejor elegir siempre la más sencilla.
    • >> El último paso es introducirlo entero en Google y comprobar que no haya otro artículo con el mismo titular. Si lo hay, toca darle una vuelta e intentar ser algo más original.
  7. Retoca el final e incluye una llamada a la acción. No puedes acabar con la última idea que desarrollaste y listo. Haz partícipes a tus lectores, invítales a comentar, a hablar contigo en redes, a aportar su punto de vista. Suele ser muy buena idea anunciar el que será tu próximo artículo, si tienes un calendario de contenidos y sabes cuál será, claro.
  8. A lo largo del texto intenta programar la inclusión de 2 o 3 imágenes o vídeos, siempre que la temática así te lo permita. Ojo, que si no hay motivo para incluirlas en el texto, no lo fuerces. Jamás introduzcas imágenes de Google sólo por adornar el texto. Mejor si son tuyas. Eso sí, un contenido visual para abrir el artículo es fundamental, de forma que atraiga la atención del lector, pero hazlo tuyo si es posible (utiliza algún tipo de diseño colorido, por ejemplo, si no tienes fotos que adjuntar). En el artículo anterior Cómo Utilizar el Color en Social Media te doy algunas claves, especialmente si tu artículo está escrito para que sea compartido en plataformas sociales.
  9. El último paso es revisar todo el texto. Hazlo leyéndolo en voz alta, esto te permitirá darte cuenta de incongruencias que de otra manera suelen pasar desapercibidas. Conforme vas leyendo, localiza las palabras que se repiten varias veces a lo largo de un párrafo y cámbialas por sinónimos. Esto ya es súper profesional 😉

Publica… ¡Y listo! Ahora toca otra labor muy diferente: Promocionar el contenido (te doy las claves en este artículo anterior sobre Cómo Difundir tu Contenido en Social Media)

¿Dudas? ¿Algo más que aportar? ¡¡Me encantaría ver vuestros artículos siguiendo esta guía!! No dudéis en enviármelos al email gemamolinagarcia@gmail.com o a través de cualquiera de mis perfiles en redes sociales (que tenéis en la cabecera del blog). ¡Espero vuestros comentarios!